Por qué contratar a un corrector de textos profesional

El pasado 27 de octubre fue el Día Internacional del Corrector de Textos, una celebración instituida para el reconocimiento de una de las profesiones más…

Hace unos meses comentábamos las distintas posibilidades que tiene un autor a la hora de considerar la corrección de su texto: hacerlo él mismo, solicitar la ayuda de un lector beta, recurrir a softwares de corrección automática… Pero existe otra opción, sin duda la más recomendable: recurrir a los servicios de un corrector de textos.

El pasado 27 de octubre tuvo lugar el Día Internacional del Corrector de Textos, una celebración instituida por la Fundación Litterae para el reconocimiento de una de las profesiones más importantes e invisibles del sector editorial. Por este motivo, hoy queremos aprovechar para arrojar algo de luz sobre las tareas de un corrector de textos profesional y tratar de esclarecer cuál es el valor real de su trabajo para nuestros autores.

Importancia de una corrección ortotipográfica

A la hora de escribir solemos concentrarnos tanto en el contenido de nuestro libro que a menudo los errores ortotipográficos nos pasan desapercibidos. Esto puede deberse tanto a desconocimiento por nuestra parte como a la automatización de la lectura que se produce cuando leemos lo que hemos escrito por enésima vez. Sin embargo, es muy probable que un lector que se enfrenta por primera vez a nuestro texto detecte estos errores que, si se repiten, pueden dar una imagen de un libro poco profesional. Por estos motivos, siempre es recomendable que lo corrija una persona externa.

Existe la tentación de hacer que esa persona sea un amigo o conocido sin formación específica. Escribe bien, no comete faltas de ortografía, le gusta leer. Tiene todo lo que puedes querer en un corrector de textos, ¿no?

La realidad es que el trabajo de corrección ortotipográfica requiere de algo más que simplemente «saber escribir». En una entrada anterior ya comentamos ciertas cuestiones ortográficas y gramaticales que despiertan dudas hasta en el hablante de español más competente, y aquí te dejamos algunas más:

  • ¿Cuándo es obligatorio el uso de las comas y cuando es opcional? ¿Cuál es el uso adecuado del punto y coma?
  • El uso de las comillas vs. la cursiva
  • El uso de los pronombres «le», «la» y «lo». ¿Sé qué son los leísmos, laísmos y loísmos y cómo puedo identificarlos?

Además, la norma ortográfica y gramatical no siempre es clara y a veces encontrar respuesta a nuestras preguntas es una tarea mucho más complicada de lo que se podría esperar. En estas cuestiones reside el valor de un corrector de textos profesional: posee las herramientas necesarias para detectar errores en el texto con gran precisión y también conoce la norma en profundidad, por lo que puede corregirlos con la mayor eficacia.

Corrección de estilo: conseguir que tu texto suene a ti

Un texto sin errores ortotipográficos es, sin duda, un buen comienzo, pero no basta para hacer de tu manuscrito un gran libro. Las obras profesionales y agradables de leer se distinguen por su escritura fluida y la coherencia de su contenido, y hay distintos niveles del texto que debemos analizar con cuidado para conseguir un resultado final de calidad.

Cambiar el nombre de un personaje u olvidar el aspecto de un escenario son algunos ejemplos de pequeños fallos de coherencia que le pueden restar profesionalidad a tu libro. Es más, cuando escribimos una historia, la conocemos en tan íntimamente que en ocasiones no reflejamos por escrito cosas que nos parecen obvias pero que el lector ignora. Esto puede dar como resultado descripciones incompletas o personajes construidos a medias que perjudican a la claridad y la verosimilitud.

Los grandes escritores se caracterizan por tener una voz, un estilo personal que impregna toda su obra. Es normal que en el proceso creativo tengamos momentos en lo que, queriendo experimentar o de manera completamente accidental, abandonemos nuestro estilo propio durante unas líneas o párrafos.

La corrección de textos centrada en el estilo se encarga de preservar la coherencia y la uniformidad de tu estilo para que tu libro comunique exactamente lo que quieres, como quieres, de la forma más clara posible.

¿En qué consisten nuestros servicios de corrección de textos?

En BoD queremos ayudarte con la corrección de tu libro para que puedas concentrarte plenamente en otros aspectos y etapas de la publicación. Por ello, trabajamos para que el proceso sea lo más fácil y cómodo posible: BoD actúa como intermediario entre el autor y el corrector. Tú nos envías tu manuscrito y nosotros te lo devolveremos una vez esté listo.

Corrección ortotipográfica

Nuestro servicio de corrección ortotipográfica ofrece a nuestros autores la posibilidad de que un corrector profesional trabaje en su libro. En este servicio, el corrector leerá tu manuscrito con ojo crítico, buscando detectar los pequeños errores que probablemente se encuentren en el texto. Una vez haya corregido, te devolveremos el archivo del cuerpo de tu libro para que puedas revisar las correcciones que se hayan hecho.

Piensa en la última vez que encontraste una errata mientras leías. ¿Te llamó la atención? A lo mejor te sorprende saber que la inmensa mayoría de libros contiene algún error. Con esto puedes hacerte una idea de lo difícil que es detectar faltas ortotipográficas en un texto. El objetivo de la corrección no es tanto que el texto esté 100% libre de errores como que estos sean tan pocos e insignificantes que resulten prácticamente indetectables para el lector común.

Revisión estilística

En nuestro servicio de revisión estilística, un corrector de estilo profesional revisará la lógica y la coherencia de la trama y los personajes de tu libro. Además, analizará tu estilo en profundidad para asegurarse de que tu texto no se desvía de él en ningún momento y buscará formas de mejorar tu manuscrito para que tenga la mayor calidad y claridad posibles. Para ello, corregirá sobre el texto y dejará comentarios explicando sus intervenciones.

Una vez el servicio esté completo, te devolveremos dos versiones de tu manuscrito. En una las correcciones estarán incorporadas al texto, de manera que puedas hacerte una idea de cómo quedaría el resultado final. En la otra las correcciones serán visibles, de forma que puedas ver claramente qué cambios se han sugerido.

Es importante entender que durante el proceso de la corrección de estilo se crea un diálogo entre corrector y autor. La última palabra la tienes tú, por lo que, si no estás conforme con algún cambio, podrás optar por no incorporarlo.

Valoración estilística

Si quieres una opinión profesional sobre tu manuscrito sin necesidad de que pase por una corrección completa, puedes optar por nuestro servicio de valoración estilística. En el marco de este servicio, un profesional leerá tu manuscrito, analizará su coherencia y tu estilo y te devolverá 5 páginas corregidas con los comentarios que considere necesarios para alcanzar la mejor versión de tu libro. También recibirás un informe de lectura donde se evaluará tu estilo, que te puede servir de orientación para revisar el resto de tu manuscrito.

Como ves, la corrección de textos no es una tarea sencilla y para conseguir que tu libro alcance su máximo potencial siempre es recomendable acudir a un profesional. En la web de BoD podrás encontrar las tarifas de nuestros servicios de corrección y de otros como la maquetación o la redacción de sinopsis.

Autora

Ana Muinelo Monteagudo

Además de atender a nuestros autores por correo y por teléfono, Ana se encarga de que nuestros servicios editoriales se encuentren a punto para cubrir todas las necesidades de tu manuscrito. Cuando no está trabajando, se la puede encontrar con un libro en las manos o tejiendo mientras escucha podcasts.

Deja una respuesta

*Campo obligatorio